Archivo del sitio

BELLEZAS DEL ANIME – Bellezas clásicas

Después de la primera entrega de la serie de artículos especiales que RANKO Magazine ha comenzado a dedicar a las mayores bellezas del mundo del Anime (que al ser tantas y tan variadas las venimos agrupando temáticamente para así presentarlas de una forma lo más ordenada posible), viene ahora ya el momento de una segunda entrega que deseamos sea también de vuestro total agrado.

Si en aquella primera ocasión el reportaje estuvo centrado en recordar a algunas de las más hermosas profesoras que durante las últimas décadas han desfilado por tantas y tantas series de Anime con las que tanto hemos disfrutado (en especial en la presente década y en la de los 90), en esta nueva entrega vamos a viajar en el tiempo un poco más atrás, recordando en esta ocasión a algunas de las mayores bellezas de los años 70 y 80 en el mundo del Anime en general.

Por supuesto este artículo está especialmente pensado y dedicado para todos aquellos fans amantes del Anime clásico que, a buen seguro, guardarán un entrañable recuerdo de ciertos personajes ya míticos en la historia del Anime. Y asimismo, por qué no, también puede resultar de gran interés para todos aquellos fans mucho más jóvenes que, precisamente por ese motivo, no tuvieran ocasión de disfrutar en su momento de toda la belleza y el increíble atractivo que atesoraron estos míticos personajes que hoy veremos desfilar aquí, reverdeciendo sus laureles del pasado y deleitándonos a todos una vez más con su magnífico diseño.

Me gustaría recordar también que, como en toda selección, lógicamente no pueden estar presentes todos aquellos personajes en los que uno pudiera pensar a título particular al elaborar su propia lista, por lo que si nuestros lectores echaran en falta a algún personaje en concreto que consideraran que también debería estar por méritos propios pueden hacérnoslo saber dejándonos un comentario al final del artículo. Por otra parte y como ya he comentado antes, este especial está dedicado por completo a los grandes iconos de la belleza que aparecieron en los años 70 y 80, por lo que aquéllos que brillaron más bien con el cambio de década entrando ya en los 90 no serán tomados en consideración.

El ejemplo más claro aquí sería el de Ranma 1/2, serie que comenzó su emisión en 1989 y que cuenta indudablemente con un nutrido elenco de grandísimas bellezas en su reparto (de hecho en mi opinión sería el mejor de todos los tiempos en ese aspecto concreto), pero al ser más bien en los años siguientes, conforme avanzaba la serie y se modernizaba el diseño de sus personajes, cuando se fue explotando cada vez más y más su gran atractivo (gracias al gran talento de la diseñadora Atsuko Nakajima), por ello no ha sido tenida en cuenta esta serie ni otras estrenadas en la frontera ya de los años 90, si fuera ya en esta década cuando más brillaron sus personajes.

Tampoco repetiremos en estos especiales a personajes que ya hubieran aparecido en otros artículos de esta misma serie. Por ejemplo, aquí en el de bellezas clásicas hubiera podido aparecer también perfectamente la inolvidable Srta. Yamabuki de la serie Dr. Slump, pero al haber aparecido ya en el anterior especial dedicado a las profesoras más atractivas creemos que es mejor no repetirnos y así de paso incluir en su lugar a otro personaje diferente que también lo merezca por méritos propios.

Una vez hechas estas puntualizaciones preliminares, comenzamos ya con el “desfile” propiamente dicho de 10 de las más recordadas bellezas clásicas del mundo del Anime. Como de costumbre, dejaremos deliberadamente “lo mejor” para el final… Ruego tan solo que tengáis un poco de paciencia hasta que se carguen todas las imágenes, pues el artículo es bastante extenso y contiene más de cien imágenes (si véis que algunas no se muestran simplemente recargad la página y se verán todas).

Fujiko Mine (Lupin III)

La primera de nuestras diez “elegidas” no es ni más ni menos que la bella Fujiko Mine, una de las más imponentes y astutas ladronas que hemos visto a lo largo de la historia del Anime. Fujiko se nos presenta como el “amor imposible” del mítico Lupin III, ante la que éste siempre cae rendido por más que la bella ladrona lo esté embaucando, utilizando, manipulando, estafando y hasta maltratando. Da igual todo lo que le pueda hacer, a la siguiente ocasión Lupin volverá a caer irremediablemente a los piés de esta sensual maestra de los disfraces.

El longevo Anime de Lupin III comenzó su andadura en el ya lejano 1971, estando basado en la obra de Monkey Punch publicada por primera vez en 1967. A lo largo de los 70 y los 80 la franquicia contó con diversas series de T.V. (totalizando más de 200 episodios), y también contó con diversas películas realizadas durante un margen aún mayor de tiempo, siendo la más reciente el divertido crossover que pudimos disfrutar el pasado año entre Lupin III y Detective Conan.

Por supuesto a título personal no puedo dejar de destacar aquí la que para mí es la mejor película de Anime que he visto nunca: “Lupin III: El Castillo de Cagliostro”, que en cada nuevo visionado que le dedico la verdad es que se le saltan a uno las lágrimas y todo de lo buena que es. Y eso que creo que no contó con un director demasiado bueno…

Tanto en las diversas series como en las películas basadas en la obra hemos podido disfrutar de las siempre geniales apariciones de la bellísima Fujiko, no siendo ni siquiera ésta la mayor de sus virtudes, sino como todos saben su privilegiada inteligencia y astucia sin igual, que la llevará incluso a asociarse cuando le convenga hasta con los enemigos de Lupin (incluída la propia policía).

Honey Kisaragi / Cutey Honey (Cutey Honey)

Honey estaba convencida que era una joven normal y corriente, pero a raíz la trágica muerte de su padre, el profesor Kisaragi, descubrió que en realidad ella era un androide creado sobre el recuerdo de la verdadera hija del profesor.

Honey deberá aprender entonces a utilizar sus grandes poderes, que le permiten transformarse en la bella heroína Cutey Honey, y gracias a sus grandes habilidades para el combate será capaz de enfrentarse a la organización criminal “Panther Claw”.

El personaje de Honey (en especial en su forma de Cutey Honey con el cabello rosado, pues podía presentar multitud de aspectos distintos) se convirtió en todo un icono de los años 70 en el mundo del Anime y sentó buena parte de las bases del género de las Magical Girls (como las clásicas transformaciones de lo más “picantes”, con el habitual desnudo intermedio de rigor).

La serie de Anime original se inició en 1973, estando basada en el Manga del mismo año del célebre Go Nagai, y aunque en la serie eran frecuentes las escenas violentas y los desnudos, la verdad es que en comparación con el Manga todas estas escenas fueron suavizadas para que la serie pudiera llegar a un público lo más amplio posible.

De todos modos, el sex-appeal que su protagonista desprendía por los cuatro costados (en especial en algunas de sus más célebres transformaciones, y tenía bastantes hay que decir), la alzó enseguida a la figura de icono idolatrado por los fans. Posteriormente su diseño sufriría notables cambios para modernizarlo, pues durante los 90 y en nuestra década actual la franquicia ha ido viendo aparecer nuevas producciones dada su enorme popularidad (siendo quizá en Cutey Honey Flash cuando más guapa hemos visto aparecer a Honey), pero desde el principio el personaje ya contó con un destacadísimo diseño.

Candy / Candice White (Candy Candy)

Candice White, quizá la huérfana más célebre de todos los tiempos en el mundo del Anime, tuvo que superar toda clase de obstáculos en su accidentada vida. Desde su infancia en el Hogar de Pony a sus diferentes familias adoptivas, primero los Leagan y luego los Ardley (o Andrew según la versión).

Gracias a su gran fuerza de voluntad, su carácter decidido y su encanto y bondad naturales, Candy saldrá adelante a pesar de todas las circunstancias adversas que se pondrán en su contra y a todas las envidias y odios que la amenazarán siempre.

La serie de Candy Candy fue un auténtico fenómeno de masas en nuestro país, logrando un éxito sin precedentes entre el público femenino, y sirvió para demostrar también que no solo las series de acción claramente dirigidas a un público masculino como Mazinger Z o Comando G podían alcanzar el status de “obra popular” entre los espectadores amantes del Anime.

Recordemos que la serie de T.V. de Candy Candy fue emitida en Japón originariamente en 1976, estando basada en el Manga comenzado a publicar el año anterior por sus autoras Kyoko Mizuki (historia y guión) y Yumiko Igarashi (dibujo).

Personalmente siempre he sido un admirador del dibujo exquisito de Igarashi, tanto en esta serie como en Georgie o en Paros no Ken. A muchos su estilo (100% Shoujo) quizá les pueda parecer exageradamente edulcorado y hasta “cursi”, pero en mi opinión se trata de un dibujo de lo más bello y expresivo.

Yayoi Yukino / La Andromeda Promethium II (Queen Millennia)

Cada mil años el inhóspito planeta La-Metal se cruza en el camino de La Tierra en sus respectivas órbitas espaciales. Para preparar el momento crucial de dicho encuentro, desde La-Metal se envía años antes a una “Reina” que se encargará de liderar los planes para esclavizar a los habitantes de La Tierra y saquear sus recursos naturales para asegurar como sea la supervivencia de La-Metal. Pero en esta ocasión parece que dicha reina está decidida a ponerse del lado de los terrestres…

Yayoi Yukino es la Reina Millennia de la época en la que se sitúa la obra: 1999 (aunque el Anime era de 1981), y su gran amor por el planeta Tierra y sus habitantes le hará rebelarse contra su destino. Como ayudante del Profesor Amamori luchará al igual que su joven sobrino Hajime por tratar de evitar la catástrofe que se cierne sobre el planeta.

Queen Millennia es una las más recordadas obras de Leiji Matsumoto y una de las piezas claves del conocido Leijiverso, con conexiones directas con Galaxy Express 999 y otras importantes obras de este fantástico autor.

El prototipo de belleza de Yayoi Yukino lo hemos podido ver muy a menudo en la obra de Matsumoto: Space Battleship Yamato, Galaxy Express 999, El capitán Harlock, The Cockpit… en todas estas obras hay siempre un personaje muy parecido (cuando no ya prácticamente idéntico) a ella, siendo una constante en la obra de este autor, de fuertes ideales y espíritu rebelde, pero exhibiendo siempre un estilo marcadamente clásico en sus tramas y diseños de personajes (recreándose aquí en la belleza élfica de Yayoi, en claro contraste con el resto del reparto de la obra).

Lamu / Lum Invader (Lamu / Urusei Yatsura)

Lamu, la preciosa y temperamental extraterrestre creada por la gran Rumiko Takahashi fue todo un icono en su época y, gracias al encanto y originalidad del personaje, la autora pudo construir de una manera sólida a su alrededor todos los demás pilares que sustentaron este gran éxito (casi 200 episodios emitidos desde el comienzo de la serie de T.V. en 1981).

La princesa Lamu encabezaba una peculiar invasión extraterrestre al planeta Tierra, pero tras un disparatado enfrentamiento contra el joven Ataru Moroboshi su destino cambió para siempre y decidió convertirse como fuera en su futura esposa.

A partir de entonces el pobre Ataru sufrió frecuentemente en sus carnes las dolorosas descargas eléctricas que Lamu le propinaba, como castigo por las constantes “infidelidades” de Ataru ante sus inaplacables instintos libidinosos hacia cualquier mujer hermosa que se cruzara en su camino.

Con Lamu se dió también la habitual “metamorfosis” desde el sencillo dibujo original que presentan las obras de Manga de Rumiko (pues ya sabemos que no es ésta ni mucho menos su principal virtud, sino sus geniales planteamientos y personajes y sus divertidas tramas) a su posterior versión en Anime (mucho más elaborada y notablemente embellecida).

El gran trabajo aquí de Akemi Takada fue desde luego magnífico, al igual que veremos también en otros personajes destacados en este mismo artículo.

Lynn Minmay (The Super Dimension Fortress Macross)

Si hay algo que simbolice automáticamente la mítica serie The Super Dimension Fortress Macross es sin duda el personaje de Lynn Minmay, la adorable cantante gracias a la cual las fuerzas de defensa terrestres pudieron evitar ser aniquiladas por la amenaza alienígena de los Zentradi.

La primera serie de Macross fue el inicio de una de las mejores y más queridas franquicias de Mechas de la historia del Anime, contando con incontables seguidores en todo el mundo. La serie original creada por el Studio Nue comenzó su andadura televisiva en 1982, contando con una posterior película y una O.V.A. especial de lucimiento precisamente de Minmay, deleitándonos con sus famosas canciones.

Minmay (que por cierto es nombre y no apellido como muchos creen) fue un personaje que a mí personalmente me cautivó desde el primer momento, por toda su belleza y encanto natural (fantástico el diseño de Haruiko Mikimoto), aunque desde luego que no soy uno de esos fans radicales que se obstinan en “enfrentarla” a la también mitificada figura de Misa Hayase. A mí como me gustaban ambas no he entrado nunca en estas “batallas” entre fans de una y otra. Simplemente pienso (como creo que en general suele ocurrir entre los fans de Macross) que Misa es un personaje con mejor diseño “de fondo” y Minmay un personaje con mejor diseño “de forma”. Y vaya formas…

Saori Kido / Atenea / Athena (Saint Seiya)

Saori es la reencarnación en la época contemporánea de la diosa Atenea de la mitología griega clásica. En la obra de Saint Seiya cada 200 años debe reaparecer en forma humana para combatir contra las fuerzas del mal, lideradas por Hades, señor oscuro del inframundo.

Apenas recién nacida y para ponerla a salvo de quienes conspiraban contra su vida, Atenea fue entregada a Mitsumasa Kido, quien en adelante la crió como Saori Kido.

Cuando llegó el momento le fue revelada su verdadera identidad, y a partir de entonces se desencadenaría una feroz contienda entre las fuerzas del bien y del mal, reuniéndose en torno a Atenea los más valientes y poderosos guerreros de todo el mundo.

Saint Seiya comenzó su emisión televisiva en el año 1986 (contando con nada menos que 114 episodios) y rápidamente se convirtió en un nuevo clásico, que ha perdurado durante décadas entre las preferencias de los fans del Anime de acción.

La obra ha contado con diversas extensiones tanto en Manga como en Anime (varias series de O.V.A.s y películas, que no han hecho más que incrementar su leyenda), siendo sus fans aún a día de hoy una auténtica legión.

El diseño de Saori Kido, pese a la “seriedad”, dureza y austeridad del trazo del autor original (Masami Kurumada) y en especial del diseñador de personajes para el Anime (Shingo Araki), contó no obstante con una sensacional belleza y majestuosidad que le fue otorgada brillantemente al personaje, siendo la Atenea clásica de Saint Seiya sin duda uno de los más recordados iconos femeninos del Anime a lo largo de toda su historia.



Kyoko Otonashi (Maison Ikkoku)

Kyoko es la hermosa casera de la pensión donde se hospeda Yusaku Godai, un joven estudiante universitario, así como otros inquilinos de lo más disparatados y peculiares, que no les pondrán a menudo las cosas nada fáciles en su cada vez más estrecha relación. Kyoko estuvo casada años atrás, pero enviudó al poco tiempo, manteniendo el recuerdo de su difunto esposo de una forma muy idealizada por ello. Siendo una mujer tan hermosa, enseguida despertará el interés de Yusaku, así como el de otros posibles pretendientes.

Maison Ikkoku, o “Juliette je t’aime” en su versión francófona (nombre inexplicablemente también empleado en un primer momento en nuestro país) fue estrenada en televisión en 1986 y contó con 96 episodios, apareciendo después una O.V.A. y una película. El gran Studio DEEN fue el encargado de traspasar al Anime todo el encanto de la obra original de Rumiko Takahashi.

Como ocurrió con el paso de Lamu de Manga a Anime, en Maison Ikkoku de nuevo tenemos aquí el grandísimo trabajo realizado por la diseñadora de personajes Akemi Takada, sin duda una de las mejores de la historia del Anime. El personaje de Kyoko, sin ser obviamente (por las propias circunstancias de la obra) ni mucho menos la típica “jovencita adolescente de Instituto” que tanto apasiona al público en general, tiene por sí misma una serena y majestuosa belleza adulta que bien nos la podríamos imaginar en el papel de una atractiva Reina en una obra de fantasía medieval… aunque lo cierto es que su propia pensión ya es de por sí un particular “Reino” de lo más complicado de gobernar.


Priss / Priscilla S. Asagiri (Bubblegum Crisis)

La mítica Priss (Priscilla S. Asagiri) de Bubblegum Crisis era la carismática líder del grupo musical “The Replicants”, además de la más destacada de las Knight Sabers, un grupo de luchadoras enteramente femenino que se ocupaba de enfrentarse a las amenezas que se cernían sobre la ciudad de MegaTokyo, en especial contra los planes de la corporación Genom y sus temibles boomers. Tanto su conocida habilidad manejando su motocicleta como su carácter rebelde y justiciero, así como su enorme habilidad para el combate hicieron de Priss rápidamente un personaje de lo más venerado entre los fans de la época.

La franquicia contó con diversas series de O.V.A.s y secuelas televisivas con mayor o menor éxito, pero sin duda fueron sus primeros episodios lanzados por primera vez en 1987 los que causaron el gran impacto que hizo tan popular a esta obra de acción y Ciencia-ficción (al más puro estilo “Cyberpunk”) en el mundo del Anime, conservando aún a día de hoy un nada despreciable número de seguidores bastante devotos.

El personaje de Priss ha sufrido una notable evolución visual a lo largo de las diversas entregas que ha tenido la saga, desde su clásico aspecto “ochentero” (obra del gran Kenichi Sonoda) a uno cada vez más moderno, de líneas más afiladas y sofisticadas conforme iban transcurriendo los años, aunque siempre ha conservado como puede comprobarse en las imágenes siguientes toda la belleza y atractivo de este fantástico personaje.


Madoka Ayukawa (Kimagure Orange Road)

Y llegamos ya al final de nuestro recorrido por las más destacadas bellezas clásicas de los 70 y 80 con la que sin duda es en este aspecto el mito entre los mitos en la historia del Anime: la inigualable Madoka Ayukawa de Kimagure Orange Road.

Fue tal el impacto en su momento tanto de esta magnífica obra como muy en especial del personaje de Madoka que se crearon numerosos clubs de fans en torno a su figura, tanto en Japón como en otras partes del mundo donde se emitía la serie.

El Anime de Kimagure Orange Road (llamado aquí de forma lamentable “Johnny y sus amigos”) comenzó su andadura en 1987, con la serie de T.V. creada por el Studio Pierrot, que adaptaba el Manga original de Izumi Matsumoto, totalizando 48 episodios que luego serían complementados por diversas O.V.A.s y un par de películas.

El triángulo amoroso entre el indeciso Kyousuke, la fría, rebelde pero a la vez romántica y tierna Madoka, y la alegre y extrovertida Hikaru será recordado siempre entre lo más destacado del género romántico en Manga y Anime a lo largo de su fructífera historia.

De nuevo la magia de la gran diseñadora de personajes Akemi Takada tuvo buena parte de la culpa del icono mitificado en el que se convirtió Madoka a partir de entonces. Precisamente al final de este artículo veremos una buena muestra de todo ese talento.

Madoka ya no era solo adorada en la propia obra en formato de papel o en la pantalla, sino que la diseñadora creó tantas ilustraciones de lo más hermosas e inspiradas dedicadas por completo a este personaje que llegó a editarse incluso un Art-book monográfico de Madoka, así como numerosos discos de música en los que, cuando no era su imagen la que presidía siempre las portadas, eran ya los temas inspirados en su inmesa figura a veces los únicos pretextos para lanzar más y más merchandising basado en ella para satisfacer así a sus fans.

Con la inolvidable Madoka concluímos este extenso reportaje que ha servido para repasar a las que fueron más destacadas bellezas de los años 70 y 80. Creo que después de todo lo visto a nadie le resultará exagerado el apelativo que le hemos puesto al título del artículo, en honor a aquéllas que se han convertido ya por méritos propios en las auténticas “bellezas clásicas” del mundo del Anime.

Nos despedimos hasta una próxima entrega de esta serie de reportajes con una nutrida selección de imágenes de la divina Madoka, que servirá como broche de oro final a este especial que espero haya sido de vuestro total agrado.