Prototipos de personajes: El “pringao”

Suele ocurrir cuando ya hemos leído un cierto número de Mangas o visto un cierto número de Animes de una temática similar que ciertos personajes empiezan a resultarnos demasiado “familiares”, por no decir idénticos unos a otros por sus similitudes en cuanto a su aspecto, su personalidad, o lo que el propio destino les tiene deparado en sus respectivas series, como si siguieran todos ellos un mismo patrón a la hora de su confección. Es entonces cuando empezamos a pensar en ciertos “tipos” de personajes que guardan parecidos más que destacables entre las distintas obras, aún no siendo de los mismos autores o estudios de animación. Cuando ya estos parecidos son tan reiterados y tan evidentes que parecen casi los mismos personajes pero con diferentes nombres, entonces ya es cuando empezamos a plantearnos lo que llamamos como “prototipos” que encontraremos repetidos hasta la saciedad.

Hoy me gustaría comenzar esta serie de artículos sobre prototipos de personajes con uno que durante las dos últimas décadas ha tenido una destacada importancia en numerosas series de éxito en este mundillo (en especial en las comedias de tipo “Harén”), y que no es otro que aquél que en resumidas cuentas podríamos perfectamente denominar como el “pringao”, por los motivos que a continuación explicaremos.

El “pringao” es un tipo de personaje principal caracterizado por tener la apariencia de un chico joven de aspecto común (se podría llegar a definir incluso como “el japonés medio”): habitualmente moreno, de estatura no demasiado alta, sin aparentemente ninguna habilidad destacada y por lo general que pasa bastante desapercibido en el mundo que lo rodea. De hecho, el “pringao” no llamaría en absoluto la atención de nadie si no fuera por el impresionante elenco femenino que suele rodearlo siempre por algún extraño motivo, ya sea por azares del destino, por habérsele encomendado una gran gesta o por ser hasta la única esperanza de la humanidad (sí, esto a veces es lo más difícil de entender, que sea él y no un héroe tradicional más capacitado para ello el elegido, aunque aquí reside buena parte del encanto de las situaciones planteadas).

El “pringao” en un primer momento suele creerse la persona más afortunada del mundo al encontrarse rodeado de una serie de bellezas espectaculares, que a menudo incluso pugnan entre sí reclamando sus atenciones, pero ésto no es más que un triste espejismo. La cruda realidad comenzará a azotar a nuestro querido “pringao” cuando por un motivo o por otro el que acabe siempre haciéndolo todo es él, sin darse ni cuenta que los que lo rodean no hacen sino divertirse y en ocasiones hasta darse la gran vida a su costa.

Aquí ya tendríamos al “pringao” medio mosqueado cuando se da cuenta que según van pasando los episodios él no hace más que pringar (de ahí la denominación de este prototipo) y no obtiene nada o casi nada como contrapartida. Pero lo peor de todo viene cuando la idílica realidad aparente se transforma en todo lo contrario: un auténtico infierno para él, pues a menudo y sin venir a cuento comenzará a recibir todo tipo de castigo (en especial físico, y de la más variada naturaleza e intensidad), siempre sin tener él la menor culpa más que el típico y tópico “yo es que pasaba por ahí”, pero los golpes como decimos los recibirá todos él sin excepción, aquí no hay explicaciones que valgan ni reparto equitativo de culpas entre los diversos implicados.

La idea precisamente suele venir de aquí: de una interpretación algo retorcida del concepto de “justicia”, entendida en las obras de tipo “Harén” como que si te vas a recrear la vista con todo lo que la fortuna te ha colocado alrededor vas a tener que pagarlo de alguna manera… y la manera habitual suele ser en carne propia (y no va a ser para nada algo placentero). El “pringao” a lo largo de la serie verá (y a menudo tocará) absolutamente de todo, pero sufrirá siempre como contrapartida los más variados castigos imaginables, tuviera él o no la culpa directa de la situación en la que se encontrara. Por supuesto, si dos o más de las imponentes féminas de la serie de turno protagonizaran una discusión o una acalorada pelea entre ellas sería el “pringao” también el que recibiría los golpes, por el simple hecho de “pasar por allí”.

Si ha habido un personaje en la historia del Anime que mejor haya representado a este prototipo de personaje es Tenchi Masaki, el protagonista de la divertida comedia de acción y romance Tenchi-Muyo!, de la que ya el propio nombre de la serie era toda una declaración de intenciones (“no hay necesidad de Tenchi”).

Tenchi es el típico ejemplo del joven “japonés medio” que, sin quererlo ni beberlo, se encuentra en el centro de un alocado harén de hermosas jóvenes de la más diversa procedencia que se crea en su propia casa, y por si esto fuera poco, se le encomienda la misión de enfrentarse a todo tipo de poderosos enemigos y amenazas planetarias. Como suele ocurrir en estos casos, el cómo podrá salir vivo de esa situación es problema suyo, todos sabemos que el guión en una comedia no se hace responsable de las situaciones que él mismo crea. Si con suerte Tenchi tiene alguna habilidad o poder oculto que le pueda ayudar a sobrevivir en su complicada misión más le vale comenzar a buscarlo desde “ya” (afortunadamente para él… así sucedió).

A continuación veremos otros destacados ejemplos de este prototipo que podemos denominar como el “pringao”, recordando otros conocidos personajes que también entrarían en esta particular categoría, y lo haremos centrándonos en sus 3 facetas más características, como serían en resumidas cuentas las siguientes: “A temblar”, “A currar” y “A recibir”.

KEIICHI MORISATO (Oh! My Goddess)

1 – A temblar:

El pobre Keiichi pidió una pizza por teléfono para cenar y lo que apareció en su residencia de estudiantes fue ¡toda una Diosa! Y por si ésto fuera poco, al poco tiempo ¡aparecieron más!, pero lo que podría parecer una bendición del cielo se fue tornando en un auténtico suplicio. Suerte al menos que la dulzura de la diosa Belldandy no tenía límites y compensaba el carácter peculiar de las demás…

2 – A currar:

Keiichi ha sido uno de los mejores representantes de lo que se conoce habitualmente como el “chico para todo”, al que cualquiera puede emplear para lo que venga en gana y sin importar muy poco o más bien nada su opinión al respecto. Ya lo pueden subir a una motocicleta de competición para que se juegue el pellejo por los demás o encomendarle las más arduas y sacrificadas tareas.

3 – A recibir:

Lo malo de convivir con tres Diosas en vez de con humanos es que todo el daño moderado que en definitiva éstos podrían hacerte se multiplica peligrosamente al tratarse de divinidades, y más con el carácter de Urdo o Sukurdo (y otras peores). Así, el rayo que te cae encima comienza a convertirse en una peligrosa rutina a la que te acostumbras en vez de que te lancen un jarrón.

KEITARO URASHIMA (Love Hina)

1 – A temblar:

Qué más podría soñar un joven de la edad de Keitaro cuando se vio como Administrador de una residencia femenina de estudiantes con baños termales. Soñar podría soñar muchas cosas, pero la realidad fue muy distinta, puesto que las peculiares inquilinas de la residencia no iban a aceptar así como así la presencia de un hombre rondando por allí, y menos a raíz de ciertos “malentendidos”…

2 – A currar:

Aunque pudiera parecer que el cargo de Administrador conllevaría unas funciones de lo más relajadas para Keitaro, la cruda realidad fue otra muy diferente: desde el primer momento le tocaron a él los trabajos más duros como limpiar los baños y realizar las tareas más pesadas, teniendo además que compaginarlo con la ya dura vida de estudiante candidato a la Todai.

3 – A recibir:

Se podría afirmar fácilmente que Keitaro Urashima sea quizá el personaje más golpeado en la historia reciente del Anime (quizá junto con Ranma Saotome), pues no había un solo episodio en el que se salvara de recibir. Hay otros modelos de “pringaos” que son más afortunados y de vez en cuando tenían la suerte de no recibir en algún episodio. Keitaro no se salvaba en ninguno.

SAITO HIRAGA (Zero no Tsukaima)

1 – A temblar:

Sí, como se puede comprobar en la fotografía de la derecha el repertorio femenino no para de crecer en número… lo cual acaba significando tan solo una cosa: más palos para el protagonista. El pobre Saito llegó al mundo de fantasía en el que ahora se encuentra “gracias” a una peculiar invocación de Louise, una desastrosa aprendiz de maga incapaz de dominar sus propios poderes ocultos.

2 – A currar:

Desde que entra al servicio (forzoso) de su ama Louise, Saito se verá obligado no solo a comportarse como su sirviente sino más bien como su esclavo. Saito tendrá que hacer todo lo que Louise le ordene y además sin rechistar, desde vestirla hasta lavar su ropa interior, lo cual no hace sino complicarle aún más la vida, ya que a la fuente a la que acude para hacerlo no irá tan solo él…

3 – A recibir:

Saito es literalmente tratado en la serie como un perro, y nunca mejor dicho en su caso. Al grito de “Baka Inu” (perro estúpido), su ama Louise se encargará de castigar su constante “indisciplina” y desatenciones hacia ella de las formas más dolorosas: latigazos, explosiones y todo tipo de tortura imaginable. Como suele ocurrir en estos casos, sobra decir lo coladita que está por él…

Y con ésto me despido hasta la próxima entrega de esta serie de artículos sobre “prototipos de personajes”. Espero que os haya gustado el artículo así como los próximos que vendrán sobre esta peculiar temática.

Publicado el 11 mayo 2009 en Columna de Sigfrido y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Hayate Ayasaki

    Aqui te dejo otro Tohohin Ikuto de Nagasarete Airantou, otro gran ejemplo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s