RESEÑA – Tsubasa Chronicle

Es curioso cómo a veces podemos aficionarnos a una serie aunque no tengamos un especial interés en lo que ésta ofrece, sino por toda una serie de condicionantes externos que nos acaban irremediablemente empujando a verla por otras causas. Estos condicionantes pueden ser de muy diversa naturaleza: que la serie en cuestión sea una secuela de una serie anterior que nos encantó, que la haga un estudio de animación del que todas sus obras nos parecen una maravilla y no queremos perdernos su nueva producción, que cuente con la música de uno de nuestros autores favoritos (sí, yo he llegado a ver series que no conocía solo por ese motivo), o el más habitual como suele ser que el manga original de esa serie sea de uno de nuestros autores más admirados y le otorguemos un voto de confianza ciega en su nueva creación.

 

En la obra de la que quería hablaros hoy confluyen bastantes de esas causas, que ya por separado son (al menos en mi caso) condicionantes de peso para decantarme por una determinada obra, y más si tenemos en cuenta que en ésta en concreto que voy a tratar aquí se suman un buen número de dichos condicionantes. La serie en cuestión es Tsubasa Chronicle, o Tsubasa Reservoir Chronicle en otra de sus denomi-naciones, o simplemente Tsubasa como hemos visto que se han referido a ella en los últimos O.V.A.s que se han hecho sobre esta franquicia.

Lo cierto es que si desglosara los distintos elementos que tanto me atraían de Tsubasa Chronicle bien podría haber pensado en ella como una clara candidata para unirse a mis obras favoritas. Lamentablemente no fué así, a pesar del tremendo potencial que poseía, y lejos quedó de las grandes espectativas que yo había puesto en ella con tales condicionantes. Para empezar, Tsubasa Chronicle es obra de las CLAMP (punto enormemente a favor para empezar a decantarme por ella). Su Manga original apareció en el año 2003 y contó con su versión animada a partir del año 2005, en forma de una serie de duración media (52 episodios) llevada a cabo por el estudio Bee Train (los creadores entre otras de obras como Noir, una de mis favoritas, así que otro punto a su favor). 

La historia de Tsubasa Chronicle nos cuenta en clave de aventura las peri-pecias de un  grupo de viajeros en su recorrido por  diversos mundos, situados en dimensiones separadas pero interconectados entre sí, en busca de una serie de misteriosas “plumas” mágicas que le han sido arrebatadas a la protagonista. Estas plumas poseen no solo los recuerdos de la muchacha sino que además parecen albergar un desco-munal poder que muchos ansían para sí mismos, como se verá a menudo en los diferentes mundos a los que vayan a parar estas plumas. El planteamiento de viajar por distintos mundos y no ceñirse a una única ambientación en toda la serie desde luego que para mí era otro claro punto positivo a su favor, siendo una temática ésta que particularmente me encanta. Además, si tenemos en cuenta que los protagonistas principales de la historia son unos “viejos conocidos” como Sakura y Syaoran de Cardcaptor Sakura (aunque unos años mayores) estamos ante otro notable punto a favor. Y no solamente ellos dos, ya que a lo largo de los episodios de Tsubasa Chronicle desfilarán un sinfín de personajes ya sobradamente conocidos de las obras anteriores de las CLAMP, como de R.G. Veda, Tokyo Babylon, X, Clover, Chobits o las más recientes Lawful Drug y xxxHOLiC entre otras, a parte de crear claro está sus propios personajes para la ocasión, como en el caso de Kurogane y Fye (muy bien diseñados por cierto, y en mi opinión mucho más interesantes incluso que Sakura y Syaoran, lástima que no pueda decir lo mismo del insulso elenco de villanos de la obra, dominados todos ellos por una apatía exasperante a lo largo de los episodios).

Precisamente entre las obras mencio-nadas Tsubasa Chronicle  guarda una muy fuerte y estrecha relación con xxxHOLiC, la sensacional obra de la que ya hablé aquí hace unos meses, y con la Tsubasa Chronicle compartirá momentos claves al entrecruzarse los caminos de los protagonistas tanto de una obra como de otra, en el universo común creado por las CLAMP. No obstante no podemos obviar que ello obedece más  a motivos comerciales que artísticos, para así “obligar” a sus lectores a seguir ambas obras si quieren “enterarse de la película” al 100% como suele decirse. Desde luego habrá quien no esté para nada de acuerdo con este punto de vista personal mío, pero yo cuando veo que algo así se hace entre dos obras de un cierto estilo similar, ya sea a nivel temático, estético y argumental, el conjunto puede quedar hasta genial y todo… pero cuando se hace entre dos obras tan diferentes (a todos los niveles) como Tsubasa Chronicle y xxxHOLiC el resultado no puede ser demasiado satisfactorio como creo que queda de manifiesto al visionar ambas obras. Y es que la calidad general de cada obra habla por sí misma, siendo mi impresión final sobre una y otra (tras haber visto todo el Anime de ambas obras publicado hasta la fecha, entre series de T.V., diversas mini-series de O.V.A.s y películas), que estamos claramente ante una obra excepcional en el caso de xxxHOLiC, pero por otra parte estamos ante una obra irregular y hasta cierto modo decepcionante en el caso de Tsubasa Chronicle, por los motivos que a continuación detallaré.

Tras una extensa andadura en su formato Manga (habiendo  superado ampliamente la veintena de volú-menes), Tsubasa Chronicle es una de esas obras que parecen ir sin rumbo fijo (como a menudo vemos que pasa en el propio argumento de la serie), sin un claro destino al que dirigirse: ni en cuanto a la historia que nos cuenta ni en cuanto al tipo de público al que en definitiva se supone que va dirigida (ya que no parece tampoco que lo tenga muy claro, siendo más bien un público joven en cuanto a la serie televisiva y claramente adulto en las O.V.A.s). Así, tenemos una serie de T.V. en líneas generales lenta, aburrida, muy poco emocionante y con tan solo unos puntuales momentos destacados que la salvan, como determinados mundos que visitan los personajes (el mundo de Outo es indiscutiblemente el mejor segmento de la serie, salvándose quizá también “de la quema” algún otro como el evocador mundo de Ashura y Yasha). Una vez finalizada la serie (que se alarga más de la cuenta en mi opinión)  afortunadamente ocurre un “pequeño milagro” como son las O.V.A.s de Tsubasa Tokyo Revelations, una auténtica delicia para los sentidos de la mano no ya de Bee Train sino de la prestigiosa Production I.G., que se encargaría también de la película (bastante aceptable) y de la más reciente mini-serie de O.V.A.s llamada Tsubasa Shunraiki (que aunque sigue manteniendo un buen nivel no tiene desde luego la inmensa categoría de Tsubasa Tokyo Revelations, siendo éste sin duda el punto álgido de la franquicia hasta la fecha, a la espera de su conclusión definitiva).

Tsubasa Chronicle es en definitiva un producto extremadamente irregular, pero ello no quiere decir en absoluto que no merezca la pena, sino que simplemente hay otras series de fantasía y aventuras que merecen antes nuestra atención. Es más, es de lo más recomendable si se quiere como ya he mencionado antes comprender en toda su extensión la trama que engloba a su “obra hermana” xxxHOLiC, y si se quiere disfrutar de nuevo de algunos de los personajes más célebres de las distintas obras de las CLAMP, pero fuera de eso, como serie propiamente dicha, desde luego que tiene pocos méritos por sí misma para atraer el interés de los aficionados más exigentes al género. Y es que la competencia a veces es demasiado dura…

Publicado el 1 agosto 2009 en Tsubasa Chronicle y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s