RESEÑA – Shakugan no Shana

Shakugan no Shana (“Shana la de los ojos de fuego”) es una obra creada por el escritor Yashichiro Takahashi, que hemos podido disfrutar en diversos formatos desde su primera publicación, originariamente como una serie de novelas ligeras para la compañía ASCII MediaWorks. Las novelas fueron ilustradas por Noizi Ito y cuentan ya con 21 volúmenes publicados. Un Manga fue publicado a partir del 2005 en la revista Dengeki Daioh, obra de Ayato Sasakura junto con el propio Yashichiro Takahashi, e incluso un nuevo Manga se viene realizando desde el 2007, obra de Shii Kiya. En Anime han sido realizadas por parte del gran estudio J.C. Staff dos series de T.V. hasta la fecha, además de diversas O.V.A.s y una película que contaba de nuevo los acontecimientos de la primera parte de la serie original. También se realizaron unos pequeños y divertidos episodios especiales a modo de extras para ser incluídos como de costumbre en las ediciones en DVD, llamados Shakugan no Shanatan.

La historia nos cuenta las fantásticas aventuras de un joven estudiante llamado Yuuji Sakai, que vivía una vida de lo más tranquila hasta que conoció a una extraña muchacha de grandes poderes mágicos. Yuuji le pondrá a la joven el nombre de Shana, puesto que ella no utilizaba ninguno, y se refería a sí misma cuando era necesario con el nombre de su arma: la espada Nietono no Shana. A partir de ese momento Yuuji se verá involucrado en una cruenta batalla entre las fuerzas oscuras (los demonios de Guze, del Mundo Carmesí) que pretenden romper el equilibrio en nuestro mundo y aquellos que luchan por tratar de mantenerlo. Entre quienes luchan por mantener ese delicado equilibrio se encuentran las conocidas como Neblinas de la Llama, unas temibles luchadoras (pese a la encantadora apariencia de algunas de ellas) con grandes poderes mágicos, que no dudarán en hacer lo que haga falta con tal de impedir que sus enemigos consigan sus propósitos. También son dignos de mención los singulares acompañantes y guías de las Neblinas de la Llama, como Alastor (el colgante que lleva Shana siempre encima), Marcosius (el grueso libro con el que carga siempre Margery Daw) o Tiamat (el tocado de Wilhelmina Carmel, la preceptora de Shana).

 

Uno de los principales rasgos distintivos a nivel argumental de esta singular obra es precisamente la cierta indefinición que presentan algunos personajes del “bando aliado”, en cuanto a su alineamiento positivo o negativo. Las Neblinas de la llama simplemente hacen su trabajo: luchan contra los demonios de Guze para impedir que se rompa el equilibrio en el mundo, pero ello no implica que estén necesariamente en el bando “bueno” de la historia (ni siquiera que cooperen entre ellas de buena gana). Si para vencer a sus enemigos se llevan por delante vidas humanas no les importa en absoluto. Si para restaurar una zona arrasada tras un combate han de recurrir a la energía vital de los caídos en combate lo hacen también sin importarles demasiado.

Para las Neblinas de la Llama los humanos son algo con una importancia muy relativa (valorándolos tan solo como contenedores de “poder de existencia”) y, si tienen la mala fortuna de ser destruídos durante estas feroces luchas, les basta con reemplazarlos temporalmente por unos “substitutos” (llamados “antorchas”) hasta su desaparición definitiva al cabo de un tiempo, borrándose progresivamente sus recuerdos de las mentes de todos aquellos que los conocieran. Precisamente el tema de la existencia de las personas en los recuerdos de sus seres queridos cuando ya han dejado este mundo será un interesante tema a menudo tratado en la obra.

Yuuji se convertirá en el centro de las hostilidades entre los dos bandos al descubrirse que guarda en su interior un fabuloso poder: el Reiji Maigo, que le permite restablecer por completo todo su poder de existencia al finalizar el día, un “Hougu” que muchos codiciarán por diversos motivos. A parte de todo este trasfondo épico de acción y batallas mágicas, la obra tiene también otra importante vertiente como es la estrictamente romántica. En este aspecto la obra se presenta como una convencional historia de amores adolescentes de instituto, con sus triángulos amorosos y sus momentos cómicos y dramáticos tan habituales en este tipo de obras.

 

En las dos series de T.V. emitidas hasta ahora se ha podido ver cómo el componente romántico ha ido poco a poco primando sobre el épico, lo que ha causado en general un cierto desencanto entre los fans a medida que avanzaba el Anime, considerándose la primera como una serie magnífica y muy bien nivelada en sus diferentes aspectos, mientras que la segunda se presenta como mucho más irregular y centrada ante todo en desarrollar la relación romántica entre Yuuji y Shana.

 

Hay que destacar por otra parte el gran nivel exhibido precisamente en el Anime por parte del gran estudio J.C. Staff, exhibiéndose tanto en el exquisito dibujo de los personajes y los escenarios como en una animación excelente, de lo más fluída e impactante para disfrute del espectador más exigente. Visualmente Shakugan no Shana luce mejor aún que otras producciones posteriores del mismo estudio, como las también célebres Zero no Tsukaima o Toradora!, y su particular ambientación y estilo propio la han hecho acreedora por méritos propios del gran número de fans que atesora. De hecho van siendo cada vez más frecuentes en el Anime las concesiones al fanservice, con los habituales recursos de mostrar a los personajes femeninos más agraciados en situaciones de lo más sugerentes, así como la cada vez mayor proliferación de situaciones cómicas que sirven también para “desdramatizar” en cierto modo el tono inicial que tuvo la serie en sus inicios.

Por supuesto no podíamos dejar de destacar la grandísima actuación de la célebre Seiyuu Rie Kugimiya en esta serie, poniendo su traviesa voz al papel de Shana. Sus famosos gritos de “Urusai! Urusai! Urusai!” a Yuuji a lo largo del Anime se han convertido ya en un elemento distintivo de la obra, parodiándose incluso a sí misma en los divertidos omakes de Shakugan no Shanatan. Incluso en éxitos posteriores de J.C. Staff como Zero no Tsukaima o Toradora!, que cuentan también con Rie Kugimiya en el papel de sus respectivas protagonistas femeninas (Louise y Taiga, dos personajes cortados además por el mismo patrón que Shana), donde resultaba de lo más simpático escuchar a Rie seguir exclamando sus ya característicos “Urusai!”, que tanto nos recordaban a Shana y su delicioso mal genio habitual.

Sobre estas líneas podéis ver una de las simpáticas imágenes promocionales que el estudio J.C. Staff dedicó a las célebres heroínas de sus series Zero no Tsukaima y Shakugan no Shana: Louise y Shana, caracterizadas cada una con la ropa habitual de la otra. Por otra parte, en la imagen inferior tenemos una imagen promocional de la revista Dengeki Daioh, donde se publican conocidas novelas ligeras que suelen dar pié a magníficos Animes. En ella vemos a Shana acompañada en esta ocasión de otra de las heroínas de las series de éxito de J.C. Staff: Taiga Aisaka de Toradora!, otra lolita tsundere de larga cabellera y pecho plano al igual que ShanaLouise. Y todas ellas por supuesto con la inconfudible voz de Rie Kugimiya, especializada en este tipo de personajes como hemos visto también recientemente encarnando a Nagi Sanzenin en Hayate no Gotoku.

Shakugan no Shana es en definitiva una obra que puede resultar atractiva para un público bastante amplio, dada su calidad técnica y atractivo argumento, con unos personajes muy bien diseñados y una ambientación de lo más destacada, a lo que contribuye enormemente la música con la que contó en su momento el Anime, compuesta por el genial Kow Otani (autor de la B.S.O. del videojuego Shadow of the Colossus). Aunque el público característico para este tipo de obras puede parecer limitado tan solo a uno estrictamente adolescente y masculino, lo cierto es que se trata de una obra con la calidad y el atractivo suficiente como para ser disfrutada por todo tipo de aficionados. Sin duda una obra de lo más entretenida y recomendable.

Publicado el 7 diciembre 2009 en Shakugan no Shana y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. sobre shana la segunda tenporada me gusto mas, muchos dicen q los cap de relleno , son mas pesados q en la primera parte, pero las peleas entre ellos son mas intensas , me gusto a mas no poder por ejenplo… llamemosle la penultima del anime con ese tipo q le tenia bronca a carmel desde hace tienpo y q abarco 2 maravillosos cap.
    me gusta mucho , ya pasando a otro plano , e personaje de la mama de yuji,. la señora chigusa, al inicio se me hacia una mujer tonta, pero ya no pude pensar asi,despues de la platica telefonica q tubo con alastor.
    este anime es el mas significativo de jc staf q veo en mucho tienpo, no me gusta la gente q dice q tsukaima es casi lo mismo,pues en verdad shakugan no shana esta en otro nivel en todo sentido.
    ya hablando un poco en relajo , no se si les parece q carmel san se parece mucho a la recordada y querida por muchos yakumo tsukamoto

  2. La soporté hasta el minuto 8 del primer episodio nada más xD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s