RESEÑA – Perfect Blue

Generalmente, cuando algún conocido me pide que le recomiende alguna buena película de Anime (y me matizan que no sea del Studio Ghibli, pues suelen conocer sobradamente mis gustos y cuál sería mi primera contestación), mi respuesta entonces suele ser siempre recomendar alguna de las grandes obras dirigidas por Satoshi Kon. La verdad es que este magnífico realizador tiene una corta pero brillante filmografía: co-director en Memories (del mejor episodio precisamente: Magnetic Rose) y director de Tokyo Godfathers, Millenium ActressPaprika. Hoy me gustaría hablaros de una de las joyas que podéis encontrar en su trayectoria si os animáis a darle una oportunidad.

Perfect Blue es una película de 1997 creada por el prestigioso estudio Madhouse, que nos habla del mundo creado en torno a las populares Idols japonesas, jovencitas lanzadas al estrellato que, en muchos casos, no han salido aún ni del Instituto y se acaban convirtiendo a los pocos días en auténticas celebridades en su ciudad. A veces incluso se hacen famosas en todo el país, gracias a la extraordinaria difusión de los medios de comunicación de hoy en día y también, cómo no, por las propias ansias tan conocidas por todos de los otakus más devoradores de nuevos talentos como es tan habitual allí en Japón.

Con este trasfondo, la película nos cuenta la historia de una de esas jóvenes estrellas, Mima Kirigoe, en el siempre decisivo momento en la carrera de toda Idol de pasar del ámbito amateur al ya estrictamente profesional, por lo que le harán dejar su grupo musical en el que se había dado a conocer con otras amigas (el grupo CHAM) para formarla como modelo y actriz en su nueva carrera profesional, interviniendo primero como suele ocurrir en estos casos en pequeños papeles secundarios en series de presupuesto modesto, a menudo destinadas para un público adulto, y haciendo como suele ser también habitual pequeñas pero impactantes apariciones en pantalla para despertar el interés del espectador, como se ve perfectamente en la película.

Esta circunstancia será tomada por algunos de sus antiguos fans como una “traición” a su grupo musical original, un rechazo que Mima sentirá en sus propias carnes y que la empezará a afectar psicológicamente, al comenzar a suceder una serie de extraños y sangrientos sucesos en su entorno cercano. La angustia que Mima llegará a sentir en ciertos momentos del film, incluídas algunas escenas de auténtico terror ante la posibilidad que algún maníaco obseso la esté acosando efectivamente, y quiera acabar con ella por haber “mancillado” su imagen idílica del pasado, está tan magníficamente llevada a cabo en la película que cuando estemos inmersos en el film nos acabará pareciendo que estamos viendo una película de imagen real. El propio estilo empleado ayuda bastante además a esa inmersión realista: aquí no veréis formas exageradas en cuerpos ni en caras, ni enormes ojos brillantes, ni “cabellos de color verde”, sino personajes que parecen auténticos.

La película tiene un par de momentos absolutamente memorables (que por supuesto no desvelaré aquí), a parte de ser en general un magnífico film en todos sus aspectos. Por ello es como decía al principio una película de lo más recomendable, en especial para los que gusten de títulos serios, adultos, inteligentes y con un cuidadísimo acabado, hasta en el más mínimo detalle, poniendo como es habitual Satoshi Kon un especial énfasis en la ambientación y en las emociones de los personajes (podremos llegar a sentir realmente la angustia de la protagonista y tantas otras sensaciones de lo más reales). La música, realmente fantástica también, contribuye como no podía ser de otra manera a recrear de igual modo esta atmósfera única de la película. Sin duda una obra excelente para quien desee disfrutar de un thriller psicológico de altísima calidad, de principio a fín.

Publicado el 8 enero 2010 en Perfect Blue y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. Lo primero de todo mi sincera enhorabuena por poner una reseña de esta grandisima película del maestro Satoshi Kon, un director de anime al que admiro profundamente y del que he visto todo lo que ha sacado hasta la fecha (menos la película de Tokyo Godfhaters). La reseña me ha gustado mucho y te han quedado muy bien todas las imagenes.

    Adoro esta película y yo también la recomiendo a todo el mundo, de hecho me encantó y asombró tanto la primera vez que la ví que no tardé en verla una segunda vez, creo que fue dos días después…

  2. Gracias por tu comentario, Simoun.

    Yo Perfect Blue tuve ocasión (hace ya muchos años) de verla en cine, por lo que además la pude disfrutar en condiciones óptimas. Fue de esos raros casos en los que una película de Anime llegaba a algún cine puntual de Barcelona y duraba solo en cartelera una o dos semanas, pero estuve atento y la pude ver en pantalla grande como se merece esta gran película.

    Tokyo Godfathers yo tampoco la he visto, es la única de Satoshi Kon que me falta por ver. A Dark Saga creo que le gustó bastante, así que yo no tardaré mucho tampoco en verla.

  3. Satoshi Kon falleció en estos días… u_u

    Yo he sí he visto Tokyo Godfathers xD

  4. Es una grandísima pérdida la de Satoshi Kon.

    Descanse en paz este gran artista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s