RESEÑA – Love Hina

1999 fué para mí el comienzo de una nueva experiencia como seguidor del mundo del manga, ya que en esa fecha descubrí a un joven mangaka llamado Ken Akamatsu, que acababa de sacar a la luz una de las comedias románticas más entrañables vistas a lo largo de los años. Por supuesto, hablamos de Love Hina.

Aparecida originariamente en el número 47 del año 1998 de la revista Shonen Magazine (Editorial Kodansha), en Love Hina viviremos las aventuras y desventuras de Keitaro Urashima, un joven de 19 años aspirante reincidente a la Toudai (Universidad de Tokyo), lamentablemente sin éxito. Al verse en la calle después de que sus padres se harten de sus fracasos academicos, Keitaro viaja hasta la antigua posada Hinata, que lleva su abuela, para poder quedarse allí mientras consigue acceder a la universidad. Para su sorpresa, en lugar de a su abuela encuentra a un puñado de chicas que lo toman por un pervertido y que casi le matan. La posada ahora es un dormitorio sólo para chicas, vetado completamente a los hombres.

Las huéspedes, capitaneadas por la temperamental Naru Narusegawa, se niegan en rotundo a que Keitaro se quede, pero cuando su tía, Haruka Urashima (que lleva un pequeño restaurante al pie de las escaleras que llevan a la residencia), hace saber a su sobrino que ahora es el nuevo administrador de la residencia, todas tendrán que acatar los designios de la abuela Hina y aguantarse. Claro está que las chicas, sobre todo la pícara Mitsune Aono (a la que llaman cariñosamente Kitsune) y la espadachina Shinmeiryu Motoko Aoyama, le harán la vida imposible, haciéndole limpiar y fregar hasta la extenuación y dándole los peores y más peligrosos trabajos de mantenimiento del edificio. Por supuesto, no podía faltar el pequeño torbellino llamado Kaolla Su, que pese a su apariencia es un auténtico genio que le hará la vida imposible a Keitaro con sus disparatados inventos (que en la mayoría de los casos generan explosiones). La única a la que parece no importarle la presencia de Keitaro es a la pequeña Shinobu Maehara, estudiante de primero de secundaria, y uno de los personajes más encantadores que se han hecho nunca en un manga. Curiosamente, Shinobu es la única, junto con Keitaro, que normalmente se dedica a las labores del hogar, cocinando (mejor que cualquiera de las otras chicas, y eso que es la más joven) y haciendo la colada.

La vida de Keitaro está marcada por una promesa que hizo cuando era niño con una niña que le gustaba, la promesa de ir juntos a la Toudai, y da la casualidad de que Keitaro ve reflajada a esa pequeña, cada vez más, en la mismísima Naru, que también, poco a poco, se ve más atraída hacia su torpe administrador, que en cada malentendido será el blanco de sus implacables puños (corre el rumor que Keitato es inmortal, porque ha recibido más golpes en su vida que el mismísimo caballero de Pegaso, que ya era un saco de hostias).

La trama se complicará con la aparición de la despistada Mutsumi Otohime, una preciosa jovencita que recuerda haber hecho una promesa similar cuando era niña, pero no recuerda el nombre del chico, ¿casualidad o confusión?

Completan el elenco principal el profesor Noriyasu Seta (profesor de arqueología en la Toudai, que no gana para arreglos en su furgoneta, que siempre estrella al frenar) , su hija Sarah (la mocosa más violenta e insoportable que nunca hayáis visto en una historia con permiso de las gemelas Narutaki de Negima!) y la reaparecida y misteriosa hermana de Keitaro, Kanako Urashima (maestra del disfraz y experta luchadora con un enfermizo complejo de onii-chan). Tanto el profesor Seta como Kanako son la piedras angulares del final de la historia, pero Seta tendrá más importancia, puesto que sus vivencias junto a él transformarán a Keitaro casi por completo (en lo referente a fuerza y resistencia, habilidades de combate y madurez).

Destacar la aparición de 2 de las mejores mascotas aparecidas en un manga, la tortuga voladora Tama (a la que Motoko tiene auténtico pánico) y el gatito negro de Kanako, Kuro (que puede volar y según lo mires, hasta hablar).

La obra ha sido recopilada en 14 tomos tankoubon y editada en España por ediciones Glénat, que en la actualidad está lanzando una edición en catalán. Curiosamente esta es una de las primeras obras que en España fueron traducidas al 100%, incluyendo sus abundantes comentarios en letra pequeña y las onomatopeyas cómicas, que fueron localizadas con bastante acierto y gracia a nuestro idioma.

En cuanto al anime, fue adaptado por Xebec y emitido por TV Tokyo en el año 2000 con un total de 24 episodios y un OVA centrada en el personaje de Motoko. Aparte, aparecieron 2 OVA’s, correspondientes a periodos especiales de Navidad y Primavera. Desgraciadamente, no se acabó con la historia del manga (como pasa con muchas adaptaciones animadas), y en 2002, a modo de “parche”, se trató de dar fin a la historia con las 3 OVA denominadas “Love Hina Again“, que efectivamente acababan la trama, pero con un diseño de personajes mucho más burdo, sacando de la nada la estúpida historia de un edificio encantado y simplificando al máximo el regreso triunfal de Keitaro, las fechorías de Kanako y la persecución de Naru, partes esenciales del final del manga.

Los puntos fuertes del anime fueron su acertado diseño de personajes, sus temas vocales, entre los que destacaremos “Sakura Saku” (Opening) y “Kimi Sae Ireba” (Ending), interpretados por Megumi Hayashibara y “Kirari Takaramono” (Opening de Love Hina Again) de Yui Horie y sus magníficos seiyuus, pues podremos disfrutar de las voces de Yui Horie (Naru), Yuji Ueda (Keitaro), Megumi Hayashibara (Haruka), Junko Noda (Kitsune) y Natsuko Kuwatani (Kanako).

En España, el anime fue editado por la “congelada” Jonu Media en casi toda su extensión, primero en edición simple y después en una integral con doblaje catalán incluido. Resaltaremos la edición integral, ya que fue presentada en un fantástico digipack de 7 DVD adornado con divertidas ilustraciones de los protagonistas, de auténtico lujo.

Los derechos de Love Hina Again fueron “adquiridos” por Jonu Media en su momento, pero los materiales para hacer la edición “se extraviaron”, según sus responsables, cosa que hizo imposible su edición en nuestro país y que nos dejó con la historia sin acabar (cosa que también han hecho con Ai Yori Aoshi). Suspenso absoluto para Jonu, en este caso.

El doblaje, como era costumbre en Jonu por esos tiempos, era de una calidad mediana, nada que ver con los fantásticos doblajes originales o con la calidad de series posteriores bajo su sello, como Nana o Ranma 1/2.

Para los interesados, existe una edición en Reino Unido que incluye las 3 OVA’s en un sólo disco con subtítulos en inglés disponible a través de Amazon (y a buen precio, todo sea dicho).

Gran serie, recomendada para cualquier amante de las historias divertidas y alocadas, que es además una de las precursoras del género “comedia de harem”. Imprescindible en versión manga. La versión anime, vedla en V.O. (el doblaje de Jonu es horrendo).

Publicado el 31 enero 2010 en Love Hina y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 7 comentarios.

  1. Gracias por dedicar dos líneas y media a Mutsumi…

  2. Es justo, aunque no lo que se merece, lo sé, pero leyendo el artículo, hasta Mireia, que nunca ha visto la serie o leído el manga, se ha dado cuenta de quien podría ser Mutsumi.

  3. Sigo pensando que Naru es demasiado violenta e injusta…

  4. solo te falto decir que este fue uno de los mejores anines de japón, no se si en el segundo o tercer lugar, que por esa época era apocada solo por la gran card captor sakura de las clamp. es como dices después de los 2 especiales que mal en parte que saliera el again en donde la calidad baja pero pudimos ver a kanako. sobre este anime podría escribir un montón pero como el tiempo es corto solo haré un comentario personal.
    pienso que al final keitaro no debió quedarse con naru, creo que ella era demasiada mujer para alguien como el , no es que deseara que se quedase solo, pero por donde lo mire Naru es mucha pieza para el.

  5. No creas, teddy.

    Si te lees el manga, queda muy claro que Keitaro acaba siendo mucho más maduro que Naru, aunque él siga siendo un patoso sin remedio.

    El anime deja muchísimos huecos en la historia y presenta a un Keitaro mucho más débil de lo que realmente llega a ser en el manga, como ha pasado recientemente en Rosario to Vampire, pues Tsukune (el prota), que en el manga tiene importancia vital, queda casi completamente anulado en el anime, donde lo terminan dejando como un debilucho y un segundón en los combates, para lucimiento de sus compañeras féminas.

    Estos cambios tan radicales siempre me han dado mucha rabia, pues eliminan la esencia del original para aportar más “exhibicionismo” por parte del elenco femenino.

  6. bueno te creeré, luego luego se hacen cosas como las películas de evangelion o brotherhood , por que dicen “ahora si es como siempre pensamos hacerlo”. no me disgustaría ver una nueva versión de love hina con un keitaro que demuestre tener a naru a su lado.
    lo de keitaro y naru es algo raro desde mi punto de vista pues casi siempre las parejas calzan a la perfección. por ejemplo para mi tampoco me parecía q Nadia y Jean estuvieran por las mismas razones, aunque tal vez a este no fuera tan grande el tramo q le falta para merecerla.tengo q ver el manga de akamatsu san.

  7. Haaaa remmm
    Paso =P

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s