RESEÑA – Conan: el niño del futuro

Generalmente, cuando alguien escucha hoy en día el nombre de “Conan“, lo más probable es que piense automáticamente en el célebre bárbaro o, ya en el ámbito del Anime, en un no menos célebre joven detective. Pero para todos aquellos que disfrutamos hace ya muchos años de una inolvidable serie llamada Conan: el niño del futuro (Future Boy Conan) este nombre enseguida nos retrotrae a una de las más entrañables obras jamás realizadas en el mundo de la animación japonesa.

La historia de Conan: el niño del futuro nos contaba las duras peripecias de un jovencísimo huérfano en un mundo post-apocalíptico, en el que la humanidad se había reducido casi a la mínima expresión como consecuencia de la guerra descontrolada y por un abrupto cambio climático motivado precisamente por los excesos de la “civilización” humana. Obviamente tanto ésta como otras obras del ámbito de la televisión, el cine o la literatura nos estaban dando un claro y severo toque de atención sobre la necesidad imperiosa de cuidar el planeta porque de lo contrario nos podríamos ver irremediablemente abocados a un posible futuro como el mostrado en la serie.

La historia de Conan comenzaba en un pequeño islote en el que había ido a parar muchos años atrás un cohete tripulado, que había intentado huir en vano del desastre producido en todo el planeta a raíz de la guerra. Poco a poco los supervivientes de aquella fallida expedición fueron pereciendo durante en los duros años posteriores a la gran catástrofe mundial, pero una semilla de esperanza surgió en aquél desolador mundo: Conan, un vigoroso niño que mantendría viva la esperanza por un futuro mejor.

Nuestro joven héroe pronto conocería que por fortuna no se encontraba solo en el mundo, sino que había otros núcleos de supervivientes en diversas partes del mundo que también habían conseguido sobrevivir a la catástrofe. Por un lado, el enclave de High Harbour, un pacífico lugar donde los supervivientes intentaban salir adelante ayudándose unos a otros (salvo alguna “oveja negra” que también había por allí), y por otro lado y con una filosofía totalmente opuesta la temible ciudad de Industria, que aún conservaba los últimos vestigios de la tecnología del pasado (como energía nuclear y aeronaves), cuyo tiránico administrador trataba de obtener el secreto de la energía solar para sus propios fines. Las aventuras de Conan transcurrían fundamentalmente entre estos dos puntos claves en la historia, mostrándonos la serie el claro contraste entre esas dos maneras de entender las vías por las que debía sobrevivir la especie humana ante la difícil situación en la que se encontraba tras el cataclismo planetario.

A lo largo de la serie conoceríamos a personajes tan decisivos en esta trama como la joven Lana, una preciosa jovencita con ciertas habilidades especiales que le permitían comunicarse con las aves. Lo cierto es que Conan tampoco es que fuera desde luego muy “normal”, pues su vitalidad y energía parecían no tener límites y su cuerpo a menudo parecía hecho de goma. También conoceríamos al intrépido Capitán Dyce del inolvidable barco conocido como “El Barracuda“, que oscilaría entre un bando y otro pero que al final resultaría un importante aliado para Conan y sus amigos.

Uno de los más recordados precisamente entre los amigos de Conan y Lana era el singular Jimsy, otro joven que también vivía en estado casi salvaje como Conan y que les ayudaría también en los momentos decisivos de la historia. También conoceríamos por supuesto a unos estupendos villanos con los que contaba la trama, como el temible Lepka y la valiente Monsley, así como también al enigmático Doctor Rao, abuelo de Lana y pieza clave al igual que ella al ser un débil rayo de esperanza para el futuro de la humanidad en aquél mundo devastado.

La serie fue producida por la emblemática Nippon Animation y se emitió por primera vez en 1978, contando con un total de 26 episodios y una película. La Nippon Animation se había especializado en adaptar obras clásicas de la literatura infantil y juvenil, como ya hiciera con Las aventuras de Tom Sawyer, Alicia en el País de las Maravillas, Ana de las tejas verdes, El Perro de Flandes o La vuelta al mundo en 80 días. En el caso de Conan: el niño del futuro se trató de una adaptación de una novela corta de Ciencia-ficción: “The Incredible Tide“, de Alexander Key.

Para llevar a cabo el difícil reto de una adaptación satisfactoria de la novela al mundo del Anime, la Nippon Animation confió el proyecto a los siguientes artistas: Hayao Miyazaki (director de los episodios 1 a 8 y 11 a 26, guionista de 6 episodios, autor de parte del Storyboard, co-diseñador de personajes, autor de los diseños mecánicos y diseño de escenas), Isao Takahata (director de los episodios 9 y 10 así como también autor de parte del Storyboard), Keiji Hayakawa (co-director de 13 de los episodios y co-autor del Storyboard) y otros grandes artistas también involucrados en este proyecto.

El resultado con todos esos grandes nombres involucrados no podía ser otro: la serie es escandalosamente brillante, una obra maestra absoluta a la que el paso de los años no le ha afectado en absoluto.

En resumidas cuentas podríamos decir que se trata de Ghibli en estado puro, años antes incluso del inicio de su andadura en 1984.

Personajes como Conan y Lana son por ejemplo claros inspiradores de los respectivos protagonistas masculino y femenino de El Castillo en el cielo (1986).

Los personajes, los escenarios, el desarrollo de la acción, las historias contadas, el humor sano, la bondad y la generosidad como eje fundamental para superar todas las adversidades, la “clase” en la sencillez, el buen gusto, los valores que transmite, la animación, la deliciosa música… todo, absolutamente todo es extraordinario y 100% Ghibli.

Para muchos de los fans de este mítico estudio se puede afirmar con rotundidad (y yo me incluyo en este clamor) que su andadura no comienza “oficialmente” en 1984 con la célebre película de Nausicaä del Valle del viento, sino precisamente con esta magistral y entrañable serie de 1978, pues contaba ya con todos y cada uno de los rasgos distintivos de Ghibli.

No se le pueden dar ya más apelativos ni reconocimientos a esta obra que los que ha recibido a lo largo de las décadas posteriores a su primera emisión. Tan solo nos cabe recomendarla fervientemente a quienes aún a día de hoy no la hayan disfrutado. Fácil lo tienen además quienes estén interesados en ella, pues aunque no la pudieran seguir en su momento en sus diversos pases televisivos (como en 1991 en el canal autonómico catalán, para variar), la tienen a su disposición editada en DVD en nuestro país. Y aunque la edición deja bastante que desear en su presentación y en el apartado técnico, sigue siendo una obligada compra para quienes gusten de disfrutar del verdadero y genuino Anime de CALIDAD con mayúsculas. No os arrepentiréis.

Publicado el 5 marzo 2010 en Future Boy Conan y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 8 comentarios.

  1. No hace mucho mi pareja compró el pack, ya que “gracias” a la crisis, había una tienda que traspasaba y estaba liquidando cosas.
    De esta serie me quedo sobretodo las sensaciones que transmite y … muy buen artículo, no sé de dónde sacarás la inspiración, pero lo clavas :P.
    Saludines!!.

  2. Gracias por tu comentario, Zinian.

    Yo solo espero que reediten la serie algún día con un buen remasterizado y en una edición acorde con lo que la serie merece.

    Un saludo.

  3. DesdeElDesierto

    Hola, Sigfrido.

    Tiempo atrás leí el artículo dedicado a Galaxy Express 999, la imagen que publicaste del tren recorriendo el espacio exterior me apasiono. Una locomotora del siglo 19 o principios del 20 con sus vagones recorriendo el universo me pareció otra de las fantásticas ideas de los japoneses y además una búsqueda … ¡excelente!. Todo el conjunto me resulto onírico y bohémico. De todas formas mi entusiasmo duró poco al leer la cantidad de capítulos, imposible de verla.
    Pues algo parecido ocurrió con esta reseña, al instante reconocí el estilo de Heidi y me pregunte si este anime podría transmitir las mismas emociones. Comencé a leerlo pero con cierto reparo al recordar lo sucedido con Galaxy Express 999 y su extensión, estupendo ¡26 episodios!.
    La conseguí en idioma original con subtítulos, estoy por la mitad aproximadamente; un anime emotivo, conmovedor y cómico (como me he reído cuando Conan conoce a Jimsy).
    Gran recomendación.

  4. Gracias por tu comentario, DesdeElDesierto.

    Te recomiendo fervientemente que al menos veas la película de Galaxy Express 999, pues ya de por sí es maravillosa en sí misma. Si luego te quedas con ganas de más, entonces ya te recomiendo que le des una oportunidad a la serie de T.V., a pesar que su número de episodios pueda ser un obstáculo a priori. Seguro que no te arrepentirás.

  5. DesdeElDesierto

    Hace tiempo vi el final de Conan el Niño del Futuro y quisiera comentar algunas experiencias.
    Algunos capítulos los visione con mis sobrinos de corta edad y me sorprendió como era posible que fuera entretenido para personas de diferentes generaciones. No saben leer así que les iba leyendo los subtítulos y hasta le interpretaba un poco. De todas formas hay situaciones que me parecen todavía inconvenientes para ellos como las relacionadas con las proezas físicas de Conan. En esto quisiera preguntar tu opinión ya que a mí me resultaron un tanto exageradas como la fuerza de los dedos de los pies del personaje. Calculaba que en algún momento se explicarían, aunque no hay porque hacerlo, los dotes sobrehumanos de Conan.
    Lo que no olvidaré de esta historia es el vínculo que tienen Lana y Conan, imagino que existen personas en este mundo con una relación semejante; pues me produce sinceramente una saludable envidia.

  6. Lo de la fuerza y agilidad sobrehumanas de Conan al principio creo que es algo que a todos simplemente nos sorprende y nos hace gracia, pues héroes de este tipo (aún siendo unos mocosos) ya hemos visto a menudo en el mundo del Anime, y haciendo todo tipo de proezas incluso a la más tiernas edades, pero cuando luego vemos que Lana por su parte comprende el lenguaje de las aves y percibe cosas a gran distancia ya es cuando uno empieza a pensar que quizá pueda haber algo más detrás de esas habilidades tan insólitas.

    Y lo que hay más allá no es ni magia ni nada por el estilo. Es simplemente un mundo que viene de un cataclismo nuclear, en el que sus niños (como Conan y como Lana) han sufrido indirectamente sus consecuencias. Consecuencias que tienen sin duda un terrible nombre: MUTACIONES.

  7. Felicidades por el artículo y por haber sabido recordar y rescatar esta maravillosa serie para que aquellos que no pudieron disfrutarla en su momento lo hagan ahora.

    Mi sensaciones al ver esta serie fueron increibles y aún hoy en día, no se cuanto, 30 años despues? solo ver las imagenes me lleva a lo mas tierno y fantástico de mi infancia. Es la mejor serie animada que se ha hecho nunca, llena de sentimientos profundos, de valores, de lucha contra la adversidad, de amor, de acción, de humor…LO TIENE TODO.

    Y totalmente deacuerdo con Sig, la fuerza sobrehumana de Conan (cuando se queda agarrado al ala del Falcon, en pleno vuelo, con los dedos de los pies…jajajaja es de las mejores escenas de la historia del anime), cuando arranca una losa gigante a la que esta esposado con los brazos en cruz y se levanta con ella encima…Ese maestro de la narración y el cine que es Miyazaki! 🙂
    gracias por los recuerdos

  8. Buena serie me gustaria obtener la pelicula completa o la serie completa en video

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s